El parto es un acontecimiento único en la vida de una mujer y en la relación de una pareja. Por eso, es importante que las madres participen de forma plena en la toma de decisiones que afectan a su parto: dónde quieren llevarlo a cabo,  quienes estarán con ella durante el proceso o qué material de apoyo utilizará el equipo médico para ayudarles en el nacimiento del bebé. Todas estas indicaciones pueden recogerse en el plan de parto, o de nacimiento, un documento que la mujer presentará en el hospital cuando acuda a dar a luz.  

 
Qué es un plan de parto:
 

El plan de parto es, por tanto, un documento escrito que la mujer embarazada utiliza para manifestar sus deseos y expectativas en relación al desarrollo del parto. Su objetivo es servir de orientación al equipo de profesionales responsables de la atención de la futura madre durante la estancia en el hospital.

Es aconsejableque el plan de nacimiento se elabore en torno a las 28 – 34 semanas de gestación. En él, la madre podrá establecer sus preferencias de forma específica y clara. Además, no es un documento cerrado por lo que los deseos establecidos inicialmente pueden modificarse a lo largo de todo el proceso. Es importante aclarar, por tanto, que la madre puede cambiar de opinión en cualquier momento.

 

Durante el parto, los médicos, así como las comadronas y el equipo que estará con la madre, pedirán el consentimiento para procedimientos como la vía endovenosa, exploraciones vaginales o la toma de constantes. Todo ello proporcionando información detallada para ayudar a tomar decisiones informadas. 

 

Qué aspectos podrán incluirse en el plan de parto:

 

Acompañamiento: la madre puede establecer si desea estar, o no, acompañada; quién quiere que esté con ella en el proceso o si, por el contrario, lo decidirá en ese instante. 

 

 

Ambiente y espacio físico. El área obstétrica dispone de quirófanos, salas de partos, así como de salas polivalentes completamente equipadas para atender a la madre y al bebé durante todo el proceso. De esta forma, se preserva la intimidad dentro de un ambiente. 

 

 

Etapa de dilatación. Durante la dilatación, la madre podrá indicar, entre otros aspectos, los elementos de apoyo que querrá usar como, por ejemplo, una silla de partos o una pelota de pilates. Además, también podrá elegir qué alternativas quiere utilizar para aliviar e dolor durante el parto como los tratamientos farmacológicos. Asimismo, el equipo médico atenderá a las peticiones de monitorización del bebé que tenga la madre. 

 

 

Nacimiento del bebé. Llegado el momento, la madre tendrá la necesidad de empujar una vez alcanzada la dilatación completa. La mayoría de los partos se producen por vía vaginal; sin embargo, en algunas ocasiones, es necesario utilizar instrumental. El equipo médico informará a la madre de qué es lo más adecuado en tu caso.

 

 

Alumbramiento. En el momento de la salida de la placenta, lo habitual es el alumbramiento dirigido, es decir, la administración de un fármaco para ayudar a contraer el útero y evitar hemorragias posparto. No obstante, la madre puede elegir qué tipo de alumbramiento para la salida de su placenta. 

 

 

Los cuidados del bebé. El contacto inmediato «piel con piel» ha demostrado numerosos beneficios para su adaptación a la vida extrauterina, al igual que el inicio precoz de la lactancia. El equipo médico realizará los primeros cuidados interfiriendo lo mínimo posible en el vínculo entre madre e hijo.

 

 

 

En caso de tener alguna necesidad o deseo que en plan de parto no tenga cubierto inicialmente, la madre podrá ponerse en contacto con el equipo obstétrico para que atiendan sus requerimientos en la medida de lo posible.