La Navidad es, con casi toda seguridad, la época más mágica del año. Además, si estás embarazada, seguro la recordarás con especial cariño. Bien es cierto que, dependiendo de lo avanzado que esté tu embarazo, podrás vivirla de una forma más o menos intensa.

Si estás esperando un bebé queremos darte unos consejos para que disfrutes al máximo estos días.

Fechas que ilusionan y agotan a partes iguales

Menús infinitos, invitados en casa, compras de última hora o lugares llenos de gente son cosas asociadas a la Navidad que ya en un estado normal nos agobian… ¡Imagina si estás embarazada!

Debes tener claro que en tu estado no conviene que te sometas a ti y a tu bebé a situaciones estresantes y evites cansarte excesivamente. En este sentido, el mantra que te recomendamos se centra en tres palabras: «delega, planifica y descansa».

Esto no quiere decir que no disfrutes de las navidades ni te impliques en estas fechas tan especiales, pero hazlo con cabeza: adelanta tus compras navideñas para evitar aglomeraciones, planifica tus momentos de ocio con un margen de tiempo mayor al habitual y delega en tus seres queridos el peso de los preparativos de cenas o comidas multitudinarias. Es tu momento, aprovecha para disfrutar de la Navidad desde una perspectiva única.

En cuanto a la noche, el horario de máxima audiencia de los eventos navideños, te recomendamos que no te fuerces. Nadie mejor que tú sabe cómo te encuentras. No pasa nada si decides renunciar a ese tipo de planes, no se está embarazada siempre. En el caso que decidas ir a este tipo de citas, apuesta por ropa y calzado cómodo o lugares que te permitan sentarte si notas cansancio o pesadez.

Se puede comer sano y rico en Navidad

Los reencuentros con seres queridos, ciudades iluminadas, regalos… pero también comidas copiosas y, normalmente, poco saludables son lo más representativo de esta época.

Aunque puedas darte un capricho puntual, te recomendamos olvidar la famosa frase «un día es un día» que tanto utilizamos en estas fechas. Porque los excesos navideños pueden suponer, además de un incremento de peso innecesario si no te controlas, problemas de salud como la indeseada diabetes gestacional. Cambia esa frase por «come por dos, pero no el doble».

En este sentido, debes tener claro qué alimentos están totalmente desaconsejados. Te hacemos un rápido repaso, ¡toma nota!

  1. Alcohol. Es algo en lo que insistimos encarecidamente por el peligro que entraña. Hacerlo puede acarrear problemas de salud prolongados y anomalías congénitas a tu bebé.
  2. Embutido con carne cruda. Debes mantenerte alejada de la listeria o la toxoplasmosis. Una bacteria que no trae problemas de salud para la madre pero que al feto pueden acarrearle problemas congénitos como un tamaño anormal del cerebro, del bazo o del hígado, entre otros.
  3. Verduras y hortalizas crudas o perfectamente lavadas. Aunque estos alimentos te parezcan inofensivos, debes tener especial cuidado con ellos. Si no están perfectamente lavados o cocinados pueden contener bacterias peligrosas para la salud del feto, como la toxoplasmosis.
  4. Marisco y pescado crudo. Las viandas por antonomasia de la Navidad pueden ser autenticas bombas de relojería para tu salud y la de tu bebé. Debes tener completa confianza en que no se haya roto la cadena del frío y que estén siempre perfectamente cocinados. Especial atención también al pescado azul y su alto contenido en mercurio; o las cabezas y vísceras de los mariscos, con altos niveles de cadmio.
  5. Refrescos con gas. Además de aumentar su sensación de hinchazón, llevan dosis de azúcar que no te aportan nada y pueden generarte problemas de salud serios.
  6. Dulces industriales. Como te comentábamos antes, la diabetes gestacional es más habitual de lo que piensas y evitarla es fundamental para tu bienestar. La fruta será tu mejor aliado como postre para estas fiestas.
  7. Paté. Esos aperitivos que preceden las copiosas comilonas de Navidad vienen normalmente cargados de canapés con mucho paté. Evítalos a toda costa. Contienen dosis elevadas de vitamina A, que en exceso es perjudicial para el desarrollo del feto.

Desde MaterMap, te recordamos que este post es meramente informativo. Esperamos que disfrutes al máximo de la Navidad y de la etapa tan bonita que estás atravesando. ¡Felices fiestas y feliz embarazo!