Una parte importante del desarrollo del cerebro del bebé se produce durante el embarazo, empezando el crecimiento cerebral prenatal en torno a la segunda semana de gestación con la formación del prosencéfalo, mesencéfalo y cerebelo.

La primera actividad cerebral del feto se produce a la séptima semana de embarazo, coincidiendo con sus primeros movimientos. Ya en el segundo trimestre, entre las semanas 16 y 18, tiene lugar el desarrollo de la base del sistema nervioso del bebé, que estará completamente desarrollado al alcanzar la semana 36.

Durante todo este proceso de crecimiento del cerebro del feto resulta muy importante una estimulación prenatal que permita el mayor número posible de conexiones entre las células, para que mueran las menos posibles: hablar y cantar al bebé, ponerle música o darte masajes en la tripa son algunos de los principales estímulos. Todos ellos reforzados con una vida y una alimentación saludables, evitando ciertos alimentos así como el consumo de drogas, tabaco, alcohol y determinados medicamentos.

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California, el cerebro del bebé crece más rápido en las horas y días posteriores al parto, a un ritmo de un 1% de desarrollo diario que baja hasta el 0,4% diario a partir de los tres meses cuando ya ha logrado alcanzar la mitad de su tamaño adulto.

El cerebelo es el área del cerebro que más rápido crece, duplicando su tamaño en los primeros tres meses de vida del bebé. En este tiempo, continúa siendo esencial la estimulación con actos tan cotidianos como interactuar con el niño cuando balbucea o hace algún gesto y hablarle, leerle a diario, procurar su crecimiento en un ambiente sin estrés, fomentar el juego al aire libre y asegurar una dieta saludable que puede comenzar con la leche materna.

Desde MaterMap esperamos que este post sobre el desarrollo cerebral del bebé te haya resultado interesante. Recuerda que el contenido es puramente informativo y que, en caso de tener dudas, debes consultarlas con un especialista.