Cada niño es diferente, así como también lo es su proceso evolutivo y madurativo. No obstante, hay que ser conscientes de que algunos pequeños necesitan una atención especial tanto por los centros educativos como por las familias, amigos y gestores de su salud.

Desde MaterMap te queremos dar un pequeña información al respecto, sin olvidar mencionar que esto jamás sustituye a una consulta médica ni a la evaluación y decisión de cómo actuar al respecto en el centro escolar.

Entre las causas de diversidad en la infancia, encontramos tres grandes divisiones:

  1. Déficits sensoriales: percepción disminuida de uno o varios sentidos
  2. Déficits motóricos: alteraciones del aparato motor
  3. Déficits de origen psíquico: funcionamiento mental notablemente por debajo de media

Dentro de los mismos, existen diferentes grados cuyo tratamiento dependerá del tipo de déficit, su grado y la existencia o no de otras causas asociadas.

El aula de infantil será probablemente el primer sitio dónde el niño desarrollará sus habilidades sociales. Los profesores de infantil tienen la gran labor de usar estrategias educativas para integrar y ayudar a estos pequeños con necesidades especiales o diversidad.

Dentro de las estrategias a usar dentro del aula, caben destacar las siguientes:

  • Atención individualizada, que garantiza que el niño recibe la atención que necesita
  • Flexibilidad, adaptándose al nivel de dificultad al que el niño se puede enfrentar. Es necesario ajustar la exigencia a su capacidad
  • Uso de recursos y materiales adaptados a las necesidades del niño, dependiendo del tipo de limitación que padezca
  • Favorecer la inclusión entre compañeros. El resto de alumnos deben aprender a colaborar, además de saber tratarlo como un igual
  • Coordinación con el resto de la comunidad educativa para cubrir las necesidades del alumno, como por ejemplo, la atención temprana

Esperamos que estas pequeñas pinceladas sobre la diversidad en la infancia te haya resultado útil e interesante.