Infancia y juego van intrínsecamente unidos. Es fundamental para el desarrollo del niño que este juegue con otros niños, en solitario y en familia.

Según la UNESCO, todos los niños del mundo juegan. El juego es una de las actividades más importantes durante la infancia. Tiene múltiples efectos beneficiosos, tales como:

  • Potencia el aprendizaje y la imaginación por la secreción de dopamina
  • Ayuda a la regulación y expresión de las propias emociones
  • Fomenta la creatividad y enseña habilidades nuevas
  • Facilita que aprendan a respetar las normas y a relacionarse

Cuando jugamos con nuestros hijos, también aprenden de nosotros, pues somos su ejemplo a seguir. Igualmente, el juego en familia está lleno de beneficios, entre los que cabe destacar:

  • Mejora el vínculo familiar y la comunicación
  • Divierte y relaja a todos los miembros, ya que se producen endorfinas
  • Mejora habilidades como la cooperación, negociación o resolución de problemas
  • Nos muestra las habilidades, virtudes o limitaciones de los niños
  • Mejora su autoestima el compartir tiempo con nosotros

Pero hay algunas recomendaciones que conviene conocer a la hora de jugar con niños, teniendo en cuenta que nuestra función es la de favorecer el juego y acompañar al infante:

  • Evitar el exceso de intervención o facilitar la tarea del juego
  • Dejar que los niños experimenten con libertad
  • Permitirles fracasar y perder
  • Ser paciente y no ser solo un espectador pasivo
  • Respetar los tiempos de juego en soledad

Desde MaterMap esperamos que este post te haya resultado interesante y te deseamos ¡¡muchas horas de juegos con tus pequeños!!