La hipogalactia es la ausencia de leche materna durante el periodo de lactancia. Desde MaterMap hoy te vamos a hablar de las hipogalactia real, recordándote que este post es meramente informativo. En caso de duda, acude a tu ginecólogo, matrona o asesora de lactancia.

Antes de todo, cabe destacar que la hipogalactia real sólo afecta al 5% de las mujeres y es irreversible. Existe una hipogalactia secundaria, que es reversible y que está provocada por un mal vaciado de la mama (restricciones horarias, chupetes, leche artificial), por causas maternas (tiroides, diabetes gestacional) o del parto.

Entre las causas de hipogalactia primaria podemos encontrar:

  • Hipoplasia mamaria, que son mamas con escaso tejido mamario. No tiene que ver con el tamaño
  • Ausencia de regla mantenida por trastornos alimenticios o anticonceptivos orales en la adolescencia. La ausencia de hormonas durante largos periodos de tiempo impide que la glándula se desarrolle bien
  • Síndrome de ovarios poliquísticos. No afecta a todas las mujeres que lo sufren, mas de 1/3 amamantará en exclusiva
  • Síndrome de Shehann, hipófisis comprometida por una hemorragia severa en el parto
  • Reducción de pecho. No ocurre siempre, pero a veces se retira tejido mamario, se cortan conductos o seccionan nervios mamarios
  • Aumento de pecho. Si no se ha cuidado la areola y los conductos en la intervención. La prótesis no interfiere con la lactancia. Si se hizo por hipoplasia, es posible no conseguir lactancia exclusiva
  • Problemas de tiroides mal tratados. Si se trata y controla, no hay riesgo de hipogalactia
  • Tras cirugía mamaria por cáncer de mama, aunque se podrá amamantar del pecho que se conserva

Lo más importante es valorar si, aunque no se pueda conseguir una lactancia materna exclusiva, se puede lograr una lactancia mixta. Busca ayuda y apoyo para conseguir lo que desees al respecto durante el periodo de lactancia.