Mucho se habla del pinzamiento tardío del cordón umbilical, pero ¿sabemos realmente por qué es tan importante? Desde MaterMap os dejamos información básica sobre el tema, pero recordando que es importante hablar de esto con vuestros obstetra y matrona.

Para entender la importancia de dejar latir el cordón umbilical antes del corte, hay que conocer el funcionamiento de todo el circuito. Y cordón, placenta y bebé forman un circuito cerrado en el que todo lo que hay dentro pertenece al bebé, incluida la sangre que circula.

La sangre que discurre entre cordón y placenta supone un tercio del total de la sangre del bebé y es importante que, tras el nacimiento, esta sangre vuelva a él, ya que será la encargada de perfundir los pulmones y el sistema digestivo tras el parto. En el útero, la necesidad de volumen sanguíneo es mucho menor, ya que la placenta asume ese trabajo.

Si, tras haberse informado bien, se opta por un pinzamiento tardío del cordón umbilical, este no se debe cortar hasta que se colapse y deje de latir. Tras el nacimiento, esta espera, que suele durar entre 2 y 3 minutos, permite que el bebé recupere la sangre circulante por cordón y placenta.

A parte de esto, ¿qué más beneficios aporta el corte tardío del cordón?

  • Aumentan las reservas de hierro al nacer, lo que ayuda a una menor tasa de anemia en el lactante
  • Disminuye la hemorragia intraventricular
  • Menos enterocolitis y septicemia en los lactantes
  • Reducción del 50% en la tasa de transfusión de sangre en prematuros

Deseamos que esta información te haya resultado de utilidad. Estas son recomendaciones generales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero la situación puede variar dependiendo de las circunstancias de cada madre y bebé. Habla con tu ginecóloga y matrona.