El uso infantil de dispositivos móviles está cada vez más extendido en los países desarrollados, ya que las nuevas tecnologías están muy presentes en nuestras vidas y en las de nuestros pequeños. La sobreexposición a las pantallas no está exenta de riesgos, por lo que es conveniente usarlas con ciertas precauciones.

Para evitar el impacto negativo que el uso de las pantallas tiene en la infancia, la OMS ha redactado una guía para padres y profesionales que desde MaterMap queremos compartir contigo.

Recomendaciones generales:

  • Apagar cualquier pantalla cuando no esté en uso
  • Los dormitorios, horas de las comidas y tiempos de juego estarán libres de pantallas
  • No usarlas antes de dormir
  • No usarlas para calmar al niño

Recomendaciones de uso:

  • Evitarlas en menores de 18/24 meses, a excepción de las videoconferencias
  • Entre los 2 y 5 años limitarlas a 1 hora diaria
  • A partir de los 6 años establecer límites claros
  • Seguir la regla 20-20-20: mirar objetos que estén al menos a 6 metros durante un mínimo de 20 segundos cada 20 minutos de uso de pantallas

La sobreexposición a dispositivos móviles, ordenadores y consolas durante la infancia y adolescencia tiene bastantes riesgos que es conveniente conocer:

  • Déficit del vídeo: dificultad para transferir al mundo real lo poco que aprenden en el mundo digital, debido a la falta de pensamiento simbólico de los menores de 30 meses
  • Retraso a nivel cognitivo: lenguaje, capacidades sociales, emocionales o ejecutivas
  • Mayor obesidad y riesgo cardiovascular
  • Efectos negativos en el sueño: a mayor exposición a las pantallas, menor tiempo se sueño. La luz que emiten estos dispositivos inhiben la producción de la melatonina, la hormona del sueño
  • Peor salud ocular: en Estados Unidos se han duplicado los casos de miopía infantil y en Asia han pasado del 20 al 90%

Desde MaterMap os invitamos a seguir estas recomendaciones sobre el uso de pantallas y disfrutar de los más pequeños. ¡El tiempo vuela!